Las celebraciones populares en el territorio morelense son notables y atractivas. Las fechas principales del calendario católico, así como las festividades patronales y los días más importantes del calendario cívico, son ocasiones privilegiadas, para visitar Tepoztlán y otros pueblos del México profundo, con sus ferias, vestidos regionales, antojitos, música típica gastronomías locales y júbilo generalizado.

De entre las muchas festividades que se celebran en el Pueblo Mágico de Tepoztlán destacaremos las siguientes: el Carnaval de Tepoztlán, que se realiza a partir del 4 de febrero, se desarrolla en las calles del pueblo con danzas de los chinelos y música de distintas bandas, con el acompañamiento de las mojigangas: luego sobresale la llegada de la primavera, el 4 de marzo, cuando cientos de personas suben al Tepozteco para llegar a la cima del cerro y allí desde la pirámide, aguardan el arribo del equinoccio, para llenarse de buena vibra y mucha energía. Otra ocasión imperdible, para visitar Tepoztlán, es en el marco del Día de Muertos, es decir del 31 de octubre al 2 de noviembre, cuando los habitantes de este Pueblo Mágico, para festejar a sus difuntos, colocan en cada casa, altares y ofrendas llenos de ingenio y colorido. Además, las familias del lugar acostumbran visitar el panteón local, por esas mismas fechas.

No obstante, tal vez la celebración más llamativa de las que se celebran en Tepoztlán la tenemos en el llamado “Reto al Tepozteco”, en la tarde del 8 de septiembre, el día de la Natividad de la Virgen. Se trata de una representación teatral colectiva que nos hace patente, hasta qué punto son peculiares los festejos patronales en este Pueblo Mágico. La puesta teatral que se lleva a cabo se titula precisamente “Reto al Tepozteco” y en ella se nos cuenta como el antiguo Señor Tepuztecatl, tras haberse convertido a la fe cristiana, sufre las amenazas de sus vecinos, los gobernantes de Tlalnepantla, Yautepec, Cuernavaca y Oaxtepec. El amparo de la virgen, sin embargo, le permite salir avante a Tepuztecatl, de estos peligros.

Para engalanar esta fiesta, en años recientes, los habitantes de Tepoztlán han seguido la costumbre de armar, frente a la entrada al atrio de la iglesia de la Natividad, un enorme mural de semillas. Y así, en lugar de los arcos florales que se acostumbran elaborar en otras comunidades provinciales de nuestro país, en Tepoztlán se utiliza crear un marco de notables dimensiones, con cebada, maíz, granos de frijol y haba entre otros elementos. En tal mural se exponen ante la vista de los espectador5es, acontecimientos relevantes en la historia del pueblo. Este arco, formidable y colorido, adorna la entrada a la iglesia hasta la llegada del siguiente 8 de septiembre. Se trata de una rica tradición de Tepoztlán que los turistas gozan al conocer y valorar.