Todavía no ha podido precisarse quienes fueron los indígenas que poblaron, por vez primera el territorio del actual municipio de Tepoztlán. Los indicios arqueológicos más antiguos refieren a la cultura media arcaica, es decir, una fecha aproximada del 1500 a.C. Algún tiempo después, se consiguieron nuevos hallazgos, que relacionaron al antiguo Tepoztlán con las culturas chichimeca, tolteca y xochicalca. Es importante señalar que nos de los personajes de mayor relevancia en aquellos lejanos tiempos era el señor Ce Acatl (Uno Caña) quien nació en tal región en el año 843 después de Cristo. Los indígenas toltecas hicieron de Ce Acatl gobernante de tula, lugar donde habitó durante largo tiempo y en donde fomentó grandemente las ciencias y las artes, gracias a su notable sabiduría. Cuando falleció, los toltecas lo consideraron una deidad y un héroe cultural: el célebre sacerdote Quetzalcóatl.

En la Colonia, tras la conquista española, los habitantes fueron evangelizados por los frailes residentes en Yautepec y en Oaxtepec. En el año de 1559, el entonces virrey, Luis de Velasco, dio su anuencia para que se estableciera en Tepoztlán la orden de los dominicos, para facilitar de esta manera la conversión de los indígenas. Tal cometido le fue asignado a Fray Domingo de la Anunciación.

Ya en los tiempos de la Independencia y en el pre-revolucionario, el actual Morelos era el segundo distrito del país con dos partidos: Cuautla de Amilpas y Cuernavaca. Tepoztlán bullía con las inquietudes de la Independencia y se involucró en la medida de sus capacidades, con los movimientos sociales más significativos de aquel tiempo.

Sangrientos eventos bélicos tuvieron lugar en Santa Catarina y en Tepoztlán. Los luchadores sociales, Gabriel Mariaca y Marino Sánchez, apoyaron a Emiliano Zapata en la Sierra de Tepoztlán.

En 1936, la construcción de la carretera Cuernavaca-Tepoztlán, gracias al impulso del entonces presidente Lázaro Cárdenas, significó una vía de contacto más continuo con los centros económicos, administrativos y culturales de la entidad. Desde entonces, Tepoztlán creció más que nunca, en diferentes campos, como el productivo el cultural y sobre todo, el turístico.

Desde hace tiempo, Tepoztlán se ha consolidado como uno de los destinos turísticos más importantes de todo el estado de Morelos. Esta última entidad federativa se ha visto notablemente beneficiada por esta circunstancia, de la cual depende buena parte de la población morelense. Cada fin de semana y periodo vacacional, Tepoztlán recibe a miles de turistas deseosos de compartir lo mucho que tiene este Pueblo Mágico, en tesoros históricos, naturales y culturales.