Sin duda alguna, la presencia principal de Tepoztlán, es el Cerro del Tepozteco, un sitio lleno de misticismo, que nadie se puede perder, debido a la gran riqueza natural que lo define, pero también por los admirables vestigios prehispánicos que coronan su cima. Por lo demás, Tepoztlán, como buen Pueblo Mágico, es un caudal inagotable de atractivos, algunos de los cuales, comentaremos en seguida.

Muchas son las razones por las cuales Tepoztlán es una comunidad cautivadora, uno de los lugares más destacados del estado de Morelos. En primera instancia, hay que ponderar su localización, al pie de impresionantes montañas. Y si bien la Sierra de Tepoztlán no es tan grande en altura y extensión-comparativamente con otras cumbres-sus paredes verticales, levantadas justo junto al pueblo y su densa vegetación, se ganan la admiración de todos quienes visitan estos lares.

A continuación destacan los mitos, el arte y las referencias históricas relacionadas con el pueblo. Se dice que fue en Tepoztlán donde nació el gran Quetzalcóatl. Como vestigio de su noble pasado indígena, nos quedan los restos del templo xochimilca, dedicado al dios del Pulque, Ometochtli-Tepoztécatl, y que aparece en lo alto del Tepozteco.

Pero también es indispensable conocer el valioso templo y ex convento dominico de la Natividad, así como también las muchas capillas de barrio, que se encuentran esparcidas en sus apacibles callejuelas.

La propia cultura tepozteca, es un atractivo irresistible para quienes visitan el Pueblo Mágico que les comentamos, con sus alegres bandas de música, su carnaval y sus infaltables murales de semillas como el de la puerta de atrio de la Iglesia, como no encontrarse con sus temazcales y su lengua náhuatl que se mantiene viva, en sus entusiastas festejos.

Todo lo anterior le ha ganado a Tepoztlán, ser uno de los destinos de fin de semana, más exitosos del estado de Morelos. Miles de visitantes procedentes de la Ciudad de México o la ciudad de Cuernavaca, acuden allí, atraídos por la sugestiva mezcla entre lo contemporáneo y lo antiguo, lo prehispánico y lo colonial, lo rustico y lo new age, lo tradicional y lo alternativo, que define a Tepoztlán.

En resumen, de entre los sitios que ningún visitante de Tepoztlán puede dejar de disfrutar, están los siguientes: el Ex Convento de la Natividad, el Museo Carlos Pellicer, el Mercado, el Tianguis artesanal, la pirámide del Tepozteco y en general, el Parque Nacional del Tepozteco, una reseña ecológica única en todo el estado de Morelos.